Al aire

Radio universo

92.7 Iquique

92.9 La Serena

93.7 Santiago

102.1 Osorno

99.9 Valdivia

Actualidad

Peña por demanda de Vocería de los Pueblos: “Se ha instalado una falacia”, las reglas dejaron de ser políticas con la reforma constitucional

Universo al Día
Peña por demanda de Vocería de los Pueblos: “Se ha instalado una falacia”, las reglas dejaron de ser políticas con la reforma constitucional

Tras la demanda de 34 convencionales electos, que en una carta señalaron que no se subordinarán al Acuerdo por la Paz y que deben definir sus propias reglas, partiendo por el quorum de los 2/3, este jueves hablamos en Universo al día con la abogada constitucionalista y ex presidenta del Tribunal Constitucional, Marisol Peña, quien dijo que a su juicio los argumentos están sustentados en una falacia.

Según explicó Peña, a su juicio “se ha instalado una falacia. Y cuál es la falacia, que los convencionales constituyentes tendrían que sujetarse a un acuerdo político, que es el del 15 de noviembre del 2019. Quiero recordar que ese acuerdo se tradujo en una reforma constitucional”, que, a través de una ley, se materializaron en la Constitución vigente.

En esa línea, Peña planteó que esas normas son las que facilitaron el plebiscito de octubre de 2020 y la elección de constituyentes del 15 y 16 de mayo, por que hay que dejar claro que “cuando se habla de respetar las reglas del acuerdo del 15 de noviembre, eso no es efectivo. Esas reglas dejaron de ser reglas políticas en el momento que fueron materializadas en una reforma constitucional, aprobada por el Congreso nacional en ejercicio del poder constituyente derivado, no originario, y además que fueron sometidas a plebiscito, porque los supuestos para avanzar en esa reforma, para avanzar en el proceso constituyente, fueron ampliamente aprobados por los pueblos, por la propia ciudadanía”

Consultada por la regla del quórum de 2/3, que los 34 constituyentes piden se modifique, la abogada constitucionalista dijo que “hay dos formas rodear la Convención, por fuera con movilizaciones sociales que estén presionando a los convencionales constituyentes, pero hay una hay una forma de rodear la convención desde adentro, que es impedir que funcione en la práctica”. “Hay que darle legitimidad (al proceso), y eso supone que haya un grupo de convencionales constituyentes suficientemente representativo congregado en las sesiones para poder entrar a los debates”.