Al aire

Radio universo

92.7 Iquique

92.9 La Serena

93.7 Santiago

102.1 Osorno

99.9 Valdivia

Actualidad

Pablo Allard indica que tras la pandemia debe haber cambios que permitan el acceso a la vivienda digna

Universo al Día
Pablo Allard indica que tras la pandemia debe haber cambios que permitan el acceso a la vivienda digna

En Universo al Día conversamos de la “máquina de abrazos” y la transformación de las ciudades después de la pandemia, junto a Pablo Allard, Decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo, quien aseguró que tras la crisis sanitaria “donde más se va a notar el cambio es en el mundo del trabajo”.

Según explicó Allard hay tres tiempos de los cambios según cuanto dure la pandemia, asegurando que si se descubre prontamente una vacuna no se notarán grandes diferencias, excepto en el aspecto laboral, ya que con el teletrabajo se flexibilizaran los tiempos y permitirá que personas vivan en ciudades intermedias para viajar al centro un par de veces a la semana.

Asimismo, explicó que si es algo crónico y nos tenemos que encerrar por largo tiempo, habrá cambios más dramáticos en las estructuras de la ciudad, seguramente se reforzará la unidad de barrio, para acortar las distancias para llegar al trabajo o la escuela, evitando grandes trayectos en el transporte público.

El urbanista destacó que el cambio que sí debe venir en Chile es el acceso a una vivienda digna y atacar el hacinamiento y los campamentos, ya que con la pandemia quedaron a la vista una serie de injusticias que hay que resolver.

Consulado por la “máquina de abrazos”, diseñada de forma cacera por él para facilitar el encuentro de su esposa y su suegra en tiempo de pandemia, el arquitecto indicó que se trata de una solución en beneficio de la salud mental. Según explicó no es para masificarlo, pero fabricarlo es muy barato, ya que se trata de una cortina de baño adaptada con bolsas de periódicos, todo bien sellado.

Lo importante es tomar las precauciones que evitan el contagio durante el encuentro entre dos personas, indica Allard destacando que “obviamente no es lo mismo, pero se sienten más cerca. El abrazo como gesto es algo tan humano”.